Opinión

Esta ciudad es buena para matarse, es una ciudad asesina

10 minutos de lectura

Publicación: 30 de Agosto de 2017
Autoría: Salvador Arracadas

I

El parque se mantuvo igual, parecía que fuera inmune a las gentes que lo rodeaban para llegar a la Séptima. Pasaban en grupos, como cuentagotas. Tres gotas antes del desayuno, diría el médico. Por lo general no eran más de cinco personas y a veces, sólo a veces, un peatón anarquista rompía la regla. Aun así bajan en grupos la mayor parte del tiempo.

Bajaron gritando, ¡párese a ver! ¿No me cogió a traición? Y se abalanzó sobre el que iba más adelante. Para pelear se necesitan dos y más si es a los puños. Los otros seis vociferaban pidiendo una pelea justa. Un buen espectáculo a fin de cuentas. El primero de ellos estaba sobre su contendor, le colgaba como un simio a su madre para lactar o para acicalarla. Lo tenía del cuello y con sus piernas.

– ¡Suéltelo y párense duro!

– ¡Sí! ¡Cójanse a traques!

– ¡Suélteme!

– ¡No me coja de los huevos!

Y le tenía en el piso, con su mano libre trataba de atinarle golpes que no iban a ningún lado. Esperaba que llegaran a la cara del otro, pero daban en el piso, en el cráneo. Nunca en la cara.

– ¡Qué no me coja de los huevos!

– A ver ¡párense duro!

– ¡Sí! ¡A ver a los puños!

Se separaron y el que estaba sobre el otro se alejó. Esos siempre corren.

– ¡Qué hubo a ver! ¡Ahora sí!

– ¡Qué! ¡Qué!

– ¡Cómo fue!

Al liberarse de su atacante la mierda subió hasta su cabeza y como torero se acercó inflando el pecho, con los brazos abiertos. Quería terminar la pelea, o comenzarla como debería ser. No quería perder. No podía perder. Su mujer estaba ahí.

– ¡Espere, espere! ¿No ve que me cogió de los huevos?

Parecía que sólo pudiera pelear sobre el otro, como si toda esa testosterona hubiera muerto en su pueril y poco eficaz ataque. Con ese tipo de gente no se puede pelear y la audiencia siempre quedará resentida. El otro se alejó riéndose.

La pelea había terminado. Todos insatisfechos quedaron en silencio. Tremendo fraude. Hasta para eso son mediocres, ni una pelea son capaces de terminar.

¡Mañana nos vemos!, dijo y corrió de nuevo, un poco más despacio. Realmente iba caminando pero en su rostro el afán y las ganas de escapar y la ira mal saciada aceleraban sus pasos. Se le veía correr como un caracol dejando su baba tras de sí.

Se marcharon y el parque no se atrevió a opinar. Un nuevo grupo de cinco bajó, primero dos mujeres, una pareja y por último un rezagado.




OTRAS NOTICIAS Y OPINIONES

‘Que haiga paz”: Conflicto, resistencia y verdad´

Del 18 al 31 de agosto de 2021 la Comisión de la Verdad, en articulación con el Instituto Distrital de las Artes – IDARTES y a través de la Gerencia de Artes Audiovisuales, nos invitaron a caminar por distintos momentos del cine ...

De manera irregular, arbitraría y desinformada, el Ejército Nacional pretende reclutar jóvenes en Bogotá.

Al Batallón de Artillería N.13, ubicado en la localidad de Usme, están siendo llevados jóvenes de forma irregular, bajo el procedimiento de retenciones arbitrarias con fines de reclutamiento, denuncian familiares y organizaciones que acompañan los hechos.

El valor de pintar en el piso: Grafiti Colombia Paro Nacional

El estallido social llegó para disrumpir los significantes de la movilización social en un país abocado a la represión y la guerra. Nuevos símbolos, consignas y actores de la protesta, se han asentado a fuerza de lucha en el imaginario colectivo.

Diez años de La Ley de Víctimas: entre los logros y las trabas

Largo fue el camino que recorrieron diversas organizaciones de víctimas y de derechos humanos para que Colombia contará con herramientas de atención y reparación para las miles ....

¿Y los desaparecidos y desaparecidas del Paro Nacional?

Desde el inicio del Estallido Social en Colombia el pasado 28 de Abril del 2021, han sido muchos los gritos por las personas desaparecidas, gritos de familiares, organizaciones de la sociedad civil y de manifestantes solidarios con esta causa de las desapariciones.

La negociación es en las calles: así son las asambleas populares en Bogotá

Así como en el resto del país, durante el estallido social las asambleas populares se han tomado las calles de Bogotá como ejercicio legítimo de participación, diálogo y veeduría ciudadana.

LÉENOS Y ESCÚCHANOS EN