Opinión

Esta ciudad es buena para matarse, es una ciudad asesina

10 minutos de lectura

Publicación: 30 de Agosto de 2017
Autoría: Salvador Arracadas

I

El parque se mantuvo igual, parecía que fuera inmune a las gentes que lo rodeaban para llegar a la Séptima. Pasaban en grupos, como cuentagotas. Tres gotas antes del desayuno, diría el médico. Por lo general no eran más de cinco personas y a veces, sólo a veces, un peatón anarquista rompía la regla. Aun así bajan en grupos la mayor parte del tiempo.

Bajaron gritando, ¡párese a ver! ¿No me cogió a traición? Y se abalanzó sobre el que iba más adelante. Para pelear se necesitan dos y más si es a los puños. Los otros seis vociferaban pidiendo una pelea justa. Un buen espectáculo a fin de cuentas. El primero de ellos estaba sobre su contendor, le colgaba como un simio a su madre para lactar o para acicalarla. Lo tenía del cuello y con sus piernas.

– ¡Suéltelo y párense duro!

– ¡Sí! ¡Cójanse a traques!

– ¡Suélteme!

– ¡No me coja de los huevos!

Y le tenía en el piso, con su mano libre trataba de atinarle golpes que no iban a ningún lado. Esperaba que llegaran a la cara del otro, pero daban en el piso, en el cráneo. Nunca en la cara.

– ¡Qué no me coja de los huevos!

– A ver ¡párense duro!

– ¡Sí! ¡A ver a los puños!

Se separaron y el que estaba sobre el otro se alejó. Esos siempre corren.

– ¡Qué hubo a ver! ¡Ahora sí!

– ¡Qué! ¡Qué!

– ¡Cómo fue!

Al liberarse de su atacante la mierda subió hasta su cabeza y como torero se acercó inflando el pecho, con los brazos abiertos. Quería terminar la pelea, o comenzarla como debería ser. No quería perder. No podía perder. Su mujer estaba ahí.

– ¡Espere, espere! ¿No ve que me cogió de los huevos?

Parecía que sólo pudiera pelear sobre el otro, como si toda esa testosterona hubiera muerto en su pueril y poco eficaz ataque. Con ese tipo de gente no se puede pelear y la audiencia siempre quedará resentida. El otro se alejó riéndose.

La pelea había terminado. Todos insatisfechos quedaron en silencio. Tremendo fraude. Hasta para eso son mediocres, ni una pelea son capaces de terminar.

¡Mañana nos vemos!, dijo y corrió de nuevo, un poco más despacio. Realmente iba caminando pero en su rostro el afán y las ganas de escapar y la ira mal saciada aceleraban sus pasos. Se le veía correr como un caracol dejando su baba tras de sí.

Se marcharon y el parque no se atrevió a opinar. Un nuevo grupo de cinco bajó, primero dos mujeres, una pareja y por último un rezagado.




OTRAS NOTICIAS Y OPINIONES

¿Quién arma al Estado colombiano y su Policía Nacional?

Este jueves, el 28 de abril, se cumple un año del primer día del estallido social, cuya chispa fue la pretendida reforma tributaria de Iván Duque, y que suscitó debates sobre la justicia social, la violencia policial y los derechos humanos a lo largo del país.

‘Chupkua Tibabuyes’: un documental sobre la lucha para proteger a los humedales en Bogotá

Después que el proyecto urbanístico de Enrique Peñalosa pusiera en riesgo al humedal más grande de Bogotá la comunidad no pudo quedarse con los brazos cruzados. Esta es una historia de resistencia, frente a un inminente ecocidio.

Un mes de la invasión Rusa: el cubrimiento racista de los medios occidentales de la guerra en Ucrania

Hoy la guerra en Ucrania lleva un mes, y se estima que hasta ahora mataron a alrededor de 600 ucranianos civiles, entre 2000 y 4000 fuerzas armadas ucranianas y hasta 10.000, si no aun más, soldados rusos.

Tráfico y venta de armas a Ucrania en el conflicto con Rusia

En este momento frágil con la guerra total – todavía convencional – en marcha completa en Ucrania, retiramos unos pasos para echarnos un vistazo a unas causas subyacentes y la complicidad de los estados occidentales.

El sueño cultural del Centro Poblado Jaime Pardo Leal Las Colinas, San José del Guaviare

La Casa de la Cultura, Arte y Paz Jacobo Arenas y la Escuela de formación en artes y comunicaciones, son el sueño que han estado materializando este año las organizaciones de base del Centro Poblado Jaime Pardo Leal Las Colinas, ubicado en San José del Guaviare. Esta será la primera casa cultural y escuela de artes en la ruralidad de la entrada al Amazonas, el Guaviare.

Nuevo informe confirma un aumento en la violencia político-electoral en Colombia

A menos de un mes para las elecciones de Congreso, un nuevo informe realizado por Pares (Fundación Paz y Reconciliación) muestra que la violencia político-electoral está en aumento y que las curules de paz se enfrentan a crecientes riesgos.

LÉENOS Y ESCÚCHANOS EN