Opinión

Arquitectura para la guerra. ¿Patrimonio?

10 minutos

Publicación: 11 de Septiembre de 2017

Autoría: David Mejía

Si bien durante la guerra en Siria e Irak los más afectados son la población civil, también el patrimonio arquitectónico y milenario han sufrido daños o han desaparecido. Pero, ¿acaso no es la guerra lo que impulsó esas edificaciones?

El problema ético fundamental de distinguir lo bueno y lo malo es uno de los embrollos más complejos a los que se puede enfrentar, independientemente de la situación específica en la cual intente distinguir lo bueno de lo malo. Esta tarea suele ser fácil, o inocua, si se aplica a la naturaleza. En el mundo natural no existen, es imposible juzgar a la víbora por su veneno o al lobo por masacrar a las ovejas.

El bien y el mal son problemas atinentes al ser humano.

Ahora, ¿cómo juzgamos los hechos del pasado entre buenos y malos? Y más aún ¿cómo juzgamos los hechos colectivos?, —que son productos de naciones más que de personajes particulares. La guerra específicamente suele ser un hecho lamentable, juzgada, casi universalmente, como mala. El ser humano siente reticencia hacia ella, pues, funciona como una fuerza destructiva, que se lleva vidas y estructuras, causa dolor y es la culpable de la extinción de culturas, de lenguas y conocimientos a los que jamás tendremos acceso.

Sin duda situaciones como la del Crac, o la de Palmira, ponen de manifiesto lo perversa que puede resultar la guerra para el patrimonio cultural material. Sin embargo, ¿no fue la guerra la que dio luz al Crac y a Palmira? Es claro que ambas maravillas son productos directos, o indirectos, de la guerra: el Crac es un mastodóntico castillo obra de la ingeniería militar de los Caballeros Hospitalarios, una fuerza armada europea que fue parte de la invasión al Oriente Próximo durante las ‘Cruzadas’. Mientras que la ciudadela de Palmira, si bien una construcción civil, no hubiera existido de no ser por las ansias expansivas del Imperio Romano y la eficacia bélica de sus legiones para dominar en el oriente.

Pero a pesar de la fama internacional de la destrucción de Palmira, alcanzada quizás por ser devastada con fílmica hazaña por el Estado Islámico, no es el único ejemplo de pérdida de patrimonio. Krak des Chevaliers, o el Crac de los Caballeros, una impresionante fortaleza cruzada edificada en los siglos XI y XII, fue víctima de los estragos de la guerra, presenciando fuertes combates y bombardeos, entre fuerzas del gobierno Sirio y rebeldes apoyados por Europa y Estados Unidos, durante los años 2013-2014. La UNESCO alertó de los posibles daños creados por estas escaramuzas, pero hasta el día de hoy no ha podido comprobar in situ la gravedad de las afectaciones.

Krak des Chevaliers, Syria. Foto: Bernard Gagnon.

Madre y destructora. Eso fue la guerra. No solo para los casos mentados sino también para mil y un casos más. Incluyendo casos cercanos como las murallas de la vieja Cartagena o más universales como la Gran Muralla. Incluso podemos ir más allá de las simples maravillas arquitectónicas de un genio defensivo, y señalar cómo los rasgos espirituales de un pueblo, muchas veces, parecen forjarse al calor de los cañones. Culturas como la japonesa o la alemana —hoy pacíficas— contaron con un prolífico pasado belicista del que parecen preservar hoy elementos como la disciplina, el honor, la severidad y la eficiencia, que antaño caracterizaron a sus famosos ejércitos.

Lo puesto aquí es solo un llamado de atención para reflexionar sobre la naturaleza de las cosas humanas, sobre una de las paradojas que rodea al hombre: lo que nos destruye visiblemente también nos edifica, en otras dimensiones, como las experiencias personales van construyendo al humano, incluso las malas le dejan enseñanzas, hasta cicatrices físicas, pero que suelen construir capacidades reflexivas, fortalezas, carácter, singularidad.

Es como si el eros y el thanatos, la vida y la muerte, se encontraran entrelazadas. Es claro que los impulsos violentos son parte de la vida, pero ¿hasta qué punto la vida misma puede ser resultado del impulso violento de los hombres?

Palmira antes de la guerra (izq.) y actualmente (der.).


OTRAS NOTICIAS Y OPINIONES

¿Quién arma al Estado colombiano y su Policía Nacional?

Este jueves, el 28 de abril, se cumple un año del primer día del estallido social, cuya chispa fue la pretendida reforma tributaria de Iván Duque, y que suscitó debates sobre la justicia social, la violencia policial y los derechos humanos a lo largo del país.

‘Chupkua Tibabuyes’: un documental sobre la lucha para proteger a los humedales en Bogotá

Después que el proyecto urbanístico de Enrique Peñalosa pusiera en riesgo al humedal más grande de Bogotá la comunidad no pudo quedarse con los brazos cruzados. Esta es una historia de resistencia, frente a un inminente ecocidio.

Un mes de la invasión Rusa: el cubrimiento racista de los medios occidentales de la guerra en Ucrania

Hoy la guerra en Ucrania lleva un mes, y se estima que hasta ahora mataron a alrededor de 600 ucranianos civiles, entre 2000 y 4000 fuerzas armadas ucranianas y hasta 10.000, si no aun más, soldados rusos.

Tráfico y venta de armas a Ucrania en el conflicto con Rusia

En este momento frágil con la guerra total – todavía convencional – en marcha completa en Ucrania, retiramos unos pasos para echarnos un vistazo a unas causas subyacentes y la complicidad de los estados occidentales.

El sueño cultural del Centro Poblado Jaime Pardo Leal Las Colinas, San José del Guaviare

La Casa de la Cultura, Arte y Paz Jacobo Arenas y la Escuela de formación en artes y comunicaciones, son el sueño que han estado materializando este año las organizaciones de base del Centro Poblado Jaime Pardo Leal Las Colinas, ubicado en San José del Guaviare. Esta será la primera casa cultural y escuela de artes en la ruralidad de la entrada al Amazonas, el Guaviare.

Nuevo informe confirma un aumento en la violencia político-electoral en Colombia

A menos de un mes para las elecciones de Congreso, un nuevo informe realizado por Pares (Fundación Paz y Reconciliación) muestra que la violencia político-electoral está en aumento y que las curules de paz se enfrentan a crecientes riesgos.

LÉENOS Y ESCÚCHANOS EN