Opinión

Hacerle morcillas al diablo

10 minutos de lectura

Publicación: 5 de Septiembre de 2017
Autoría: Salvador Arracadas

Mañana, seis de septiembre, llega el Papa a Bogotá. Cerca de 30.000 millones de pesos costó la visita. Quejas y reclamos se han visto en redes sociales y en distintos sectores.

“Colombia es un estado laico, no debería patrocinar la visita del jefe de la iglesia católica”, así, o con improperios o más coloquialmente, quienes se oponen a la visita del Papa han enarbolado alguna de sus críticas. Este es un Estado no confesional, diferenciaba el fin de semana, Rubén Salazar, cardenal y máximo líder de la iglesia en el país, en una entrevista publicada en el Tiempo. En la misma entrevista, exhortaba a la ciudadanía a que en esta oportunidad sí se escuche al Papa, y no como hace 31 años en la visita de Juan Pablo II y hace otros tantos cuando vino Pablo VI (sexto, no vi). En esos tiempos, según el cardenal, evidenciaron la necesidad de trabajar por los pobres. No se ha hecho, es obvio.

Pero, para retomar, han sido muchas las voces en contra de esta visita. Se ha argüido cómo no debió venir durante este gobierno, cómo es una visita política más que pastoral, cómo se ha gastado dinero y remachado las ciudades para que se vean bellas, cómo se esconderán los habitantes de calle, el oportunismo del gobierno para intentar subir un poco sus índices de desaprobación, la(s) Farc buscando audiencia para que el pontífice los escuche y también suban su popularidad, que Francisco viene pese a su silencio frente al desconocimiento de los resultados del plebiscito o sin hacer un fuerte pronunciamiento por la muerte institucional de Venezuela como democracia.

El eslogan de la visita es “Demos el primer paso”, pero ¿a dónde? ¿Al vacío? Ya estamos en él hace 200 años, su santidad. ¿A la reconciliación? Sí, muy linda la idea pero los odios son más profundos que la naturaleza camandulera de este pueblo. ¿Al perdón? Si se llenan de madrazos porque los empujaron en el Transmilenio, perdóneme esta. No sabemos a dónde dar ese primer paso, ni lo sabremos, el miedo a darlo es mayor que la campaña de expectativa que se le ha hecho a los días que pasará en estas tierras.

La doble moral del colombiano es tanta, que se darán golpes de pecho durante la misa en el parque Simón Bolívar, pero durante el día habrán peleado porque alguien se coló, porque los empujaron o los pisaron, o por cualquier bobada. Para pelear somos expertos, que se muestre el orgullo. Como diría mi abuela, van a hacerle morcillas al diablo.

Y es gracias a este doble rasero, con el que se ve todo, que la visita del Papa solo dejará el Simón Bolívar con iluminación nueva, le dará nuevos réditos a Chevrolet por haber hecho el papamóvil, dejará huecos tapados y algo de inversión en las ciudades. Cuando vino Pablo VI se inauguró la 68 y se creó la urbanización que lleva su nombre. Por la primera se mueven, en la segunda vivirán (algunos), ¿van a despotricar también de ese papa muerto? Sí, es triste que solo así se hagan las obras y tan rápido —ya nos debemos creer como esos japoneses que reparan cráteres en dos días—, pero así es este pueblo rabón. Qué dirá el Papa si ve esta ciudad llena de huecos, ala. ¡Qué vergüenza!

Pero que el Papa venga es como esa visita de la tía que no se ve hace años, se arregla la casa, se oculta lo feo, se preparan festines y se esperan los comentarios de la tía: “muy linda la casa, muy rico el almuerzo”. El Papa dirá que muy rico todo, que fueron muchos los fieles que lo escucharon y que se acercaron un poco al señor. Pero, como con la tía, no llegará a nada más que muy rico todo.


OTRAS NOTICIAS Y OPINIONES

¿Quién arma al Estado colombiano y su Policía Nacional?

Este jueves, el 28 de abril, se cumple un año del primer día del estallido social, cuya chispa fue la pretendida reforma tributaria de Iván Duque, y que suscitó debates sobre la justicia social, la violencia policial y los derechos humanos a lo largo del país.

‘Chupkua Tibabuyes’: un documental sobre la lucha para proteger a los humedales en Bogotá

Después que el proyecto urbanístico de Enrique Peñalosa pusiera en riesgo al humedal más grande de Bogotá la comunidad no pudo quedarse con los brazos cruzados. Esta es una historia de resistencia, frente a un inminente ecocidio.

Un mes de la invasión Rusa: el cubrimiento racista de los medios occidentales de la guerra en Ucrania

Hoy la guerra en Ucrania lleva un mes, y se estima que hasta ahora mataron a alrededor de 600 ucranianos civiles, entre 2000 y 4000 fuerzas armadas ucranianas y hasta 10.000, si no aun más, soldados rusos.

Tráfico y venta de armas a Ucrania en el conflicto con Rusia

En este momento frágil con la guerra total – todavía convencional – en marcha completa en Ucrania, retiramos unos pasos para echarnos un vistazo a unas causas subyacentes y la complicidad de los estados occidentales.

El sueño cultural del Centro Poblado Jaime Pardo Leal Las Colinas, San José del Guaviare

La Casa de la Cultura, Arte y Paz Jacobo Arenas y la Escuela de formación en artes y comunicaciones, son el sueño que han estado materializando este año las organizaciones de base del Centro Poblado Jaime Pardo Leal Las Colinas, ubicado en San José del Guaviare. Esta será la primera casa cultural y escuela de artes en la ruralidad de la entrada al Amazonas, el Guaviare.

Nuevo informe confirma un aumento en la violencia político-electoral en Colombia

A menos de un mes para las elecciones de Congreso, un nuevo informe realizado por Pares (Fundación Paz y Reconciliación) muestra que la violencia político-electoral está en aumento y que las curules de paz se enfrentan a crecientes riesgos.

LÉENOS Y ESCÚCHANOS EN