Opinión

Yo también cambié las noticias por los memes y los realities por el porno

10 minutos

Publicación: 21 de Septiembre de 2017

Autoría: Aquileo Venganza

Tal parece que los medios de comunicación se han vuelto incapaces de congraciarse con el público que ellos mismos han querido deformar a su antojo.

Seamos sinceros, más allá de cualquier reclamo moralista, o de cualquier grito desconsolado para que alguien se tome el tiempo de “pensar en los niños”, la televisión colombiana (reemplazar por medio masivo-tradicional de su antojo), se ha convertido en un engendro deforme que supuestamente intenta asemejarse a su público, satisfaciendo sus deseos más mundanos.

El problema es que durante ese proceso, poco a poco se han dado cuenta de que ese monstruo, al que pretende ordeñar como vaca sagrada de los altares empresariales, es un organismo más o menos vivo.

Tristemente ese choque con la realidad sigue siendo traumático. Para unos más que otros, cabe destacar.

Esos unos, que han sufrido más, se enfrentan a una escala de rating que les es cada vez más esquiva y les condena al fracaso. Al lugar donde el plagio, la falta de creatividad, el anacronismo, la repetición y el facilismo debió de haberlos relegado desde su propio nacimiento. En los otros medios, las mediciones e índices de audiencia son diferentes, pero así mismo vemos una brecha, cada vez mayor e innegable, entre su realidad y la nuestra.

Y no es que el público se haya vuelto exigente. Está más informado, más interconectado, tiene más opciones y mayor cercanía. Sorpresivamente los empresarios nacionales de la comunicación, anquilosados en sus billeteras históricamente inafectables, han comenzado por fin a enfrentar los resultados de todo lo que trae el libre mercado.

Se trata de un jugueteo supuestamente ingenuo, donde se debaten los valores nacionales, cívicos y familiares contra esa imperiosa necesidad de vender sexo y publicidad. Dos realidades que, durante décadas, han mantenido a la sociedad colombiana ahogada en un mar de eufemismos descarados o deslumbrada por la falsa novedad de los formatos arcaicos.

Tomando un poco de distancia de esos mismos valores hipócritas, una buena parte de ese público, que los medios consideran estático, ha comenzado a manifestarse.

¿Qué sentido tiene seguir ese coqueteo ridículo con el sexo de los realities televisivos, por ejemplo? Hay una infinidad de otras opciones y también gratis. No tenemos la necesidad de vivir el trauma de la autocensura de nuestros antecesores. No tenemos por qué vivir las falsas vidas que se exhiben en los participantes de los realities. Ya sabemos que todos ellos no son más que el único apéndice que queda entre los canales de televisión y nosotros, y también sabemos que el apéndice no sirve para nada.

Por otra parte, tenemos los memes, que, así como las noticias, no son nada más que interpretaciones intencionadas de un suceso. ¿Pero qué intención preferirian ustedes realmente como audiencia? ¿Una viciada  por las decisiones comerciales que se discuten detrás del escritorio, las noticias; o la expresión directa, ideológica, creativa y honesta de ese mismo hecho? ¿Quién miente en ese caso?

Por eso ya no resulta tan absurda la decadencia de los medios tradicionales

Vemos cómo hasta las casas de mayor prestigio han sido prácticamente obligadas a bailar al mismo son del público contemporáneo: darle una interpretación alejada de los vicios del oficio periodístico a las cosas que suceden, a convertir las noticias en reforzadas piezas multimedia y a textos noticiosos en la alharaca iracunda de personajes de red social, indignados a fuerza de conseguir un mínimo de comunión con las personas que están allí afuera.


OTRAS NOTICIAS Y OPINIONES

¿Quién arma al Estado colombiano y su Policía Nacional?

Este jueves, el 28 de abril, se cumple un año del primer día del estallido social, cuya chispa fue la pretendida reforma tributaria de Iván Duque, y que suscitó debates sobre la justicia social, la violencia policial y los derechos humanos a lo largo del país.

‘Chupkua Tibabuyes’: un documental sobre la lucha para proteger a los humedales en Bogotá

Después que el proyecto urbanístico de Enrique Peñalosa pusiera en riesgo al humedal más grande de Bogotá la comunidad no pudo quedarse con los brazos cruzados. Esta es una historia de resistencia, frente a un inminente ecocidio.

Un mes de la invasión Rusa: el cubrimiento racista de los medios occidentales de la guerra en Ucrania

Hoy la guerra en Ucrania lleva un mes, y se estima que hasta ahora mataron a alrededor de 600 ucranianos civiles, entre 2000 y 4000 fuerzas armadas ucranianas y hasta 10.000, si no aun más, soldados rusos.

Tráfico y venta de armas a Ucrania en el conflicto con Rusia

En este momento frágil con la guerra total – todavía convencional – en marcha completa en Ucrania, retiramos unos pasos para echarnos un vistazo a unas causas subyacentes y la complicidad de los estados occidentales.

El sueño cultural del Centro Poblado Jaime Pardo Leal Las Colinas, San José del Guaviare

La Casa de la Cultura, Arte y Paz Jacobo Arenas y la Escuela de formación en artes y comunicaciones, son el sueño que han estado materializando este año las organizaciones de base del Centro Poblado Jaime Pardo Leal Las Colinas, ubicado en San José del Guaviare. Esta será la primera casa cultural y escuela de artes en la ruralidad de la entrada al Amazonas, el Guaviare.

Nuevo informe confirma un aumento en la violencia político-electoral en Colombia

A menos de un mes para las elecciones de Congreso, un nuevo informe realizado por Pares (Fundación Paz y Reconciliación) muestra que la violencia político-electoral está en aumento y que las curules de paz se enfrentan a crecientes riesgos.

LÉENOS Y ESCÚCHANOS EN